Las 200 casas hogar de la Ciudad de México alojan menores que por distintas razones no pueden vivir con sus familias

 

Los miles de niños mexicanos que han podido ser rescatados de los abusos de sus propios familiares o de la miseria callejera soportan con angustia un confinamiento riguroso para evitar el contagio del COVID-19.

as 200 casas hogar de la Ciudad de México alojan menores que por distintas razones no pueden vivir con sus familias bien sea por la extrema pobreza, la violencia o los abusos sexuales.

No existen en México estudios sobre el número exacto de niños en situación de riesgo, aunque un informe de Unicef de 2018 indicaba que seis de cada 10 niñas o niños de 1 a 14 años han experimentado algún tipo de violencia.

La mayoría de casas de acogidas dependen de las donaciones de empresas y particulares y cubren un “hueco legal enorme de atención porque las autoridades no tiene los espacios suficientes”, explica a Leticia Becerril, directora de la casa de acogida Ayuda y Solidaridad (AyS), un centro solo para niñas y adolescentes mujeres.

En AyS viven más de 70 chicas de edades comprendidas entre los 4 y los 17 años.

Los últimos informes de la Red de los Derechos de la Infancia en México (REDIM) señalan que uno de cada 10 feminicidios en el país afecta a niñas y adolescentes por lo que resulta esencial la tarea de protección de centros como AyS.

 

Con información de EFE

COMPARTE