A finales del mes de mayo, los gobernadores y miembros de los ocho pueblos yoremes, se reunirán con Andrés Manuel López Obrador (AMLO), en busca de lograr un acuerdo similar al que recibieron las etnias yaqui y guarijías

Navojoa, Sonora.- Desempleo, hambre y despojo, es lo que durante décadas, la etnia yoreme mayo ubicada al Sur de Sonora, ha reclamado a las autoridades, por lo que tras el anuncio de la primera reunión con el actual Gobierno Federal, buscarán que el Plan de Justicia Mayo por fin sea una realidad.

A finales del mes de mayo, los gobernadores y miembros de los ocho pueblos yoremes, se reunirán con Andrés Manuel López Obrador (AMLO), en busca de lograr un acuerdo similar al que recibieron las etnias yaqui y guarijías.

El Plan de Justicia Mayo consiste en lo siguiente; la unión de los ocho pueblos indígenas, impulsar el desarrollo agrícola, ganadero y pesquero, además de la reconstitución de su territorio y recursos naturales, para que regrese su derecho en los canales de riego e infraestructuras que atraviesan su territorio.

LAS NECESIDADES
Jorge Mario Jocobi Rodríguez, presidente de la Organización ‘Movimiento Indígena Vanguardista’, precisó que durante la reunión de los ocho gobernadores tradicionales de la etnia mayo, se coincidió en que las principales necesidades de las comunidades indígenas, son la falta de viviendas, así como la restitución de su territorio y el respeto a sus orígenes.

“Nosotros nos estamos poniendo de acuerdo para entrevistarnos con él y hacerle ver los abusos que hay en contra de la etnia; lo que más se necesita es la vivienda y el respeto a los orígenes, porque las autoridades municipales y estatales no lo hacen”, indicó Jocobi Rodríguez.

Se estima que alrededor del 80 por ciento de los integrantes de la etnia yoreme mayo en el Sur del estado, dependan de la actividad agrícola, por lo que ante la falta de agua para garantizar un segundo cultivo y la reducción en el número de hectáreas sembradas, las familias indígenas sobreviven a un verano de hambruna y desempleo.

Muchos están emigrando a otras ciudades, incluso a la frontera, porque se acaba la temporada de siembre o cosecha de papa, maíz o trigo y con ello se acaba el trabajo; en los meses de junio a agosto es cuando se escasea mucho la chamba, por lo que en ocasiones no se cuenta con comida en su mesa”, precisó.
Por ello, puntualizó que el Gobierno Federal deberá iniciar con el programa ‘Sembrando Vida’ el cual consiste en brindar las herramientas necesarias para que cada familia realice la actividad de manera sustentable y mejore su calidad de vida.

PIDEN ATENCIÓN
Según activistas indígenas, debido a la desunión de la etnia y a su carácter dócil, contrario de sus hermanos yaquis, históricamente las autoridades no han volteado hacia las necesidades de la comunidad.

“Por tradición, los mayos son más tranquilos que la tribu yaqui, ellos son más aventados, quizá porque la etnia está muy dispersa ya que abarcan los municipios como Huatabampo, Etchojoa, Villa Juárez, Navojoa y Álamos, en cambio la tribu yaqui está en un solo lugar, pero no porque no seamos más valientes, o que no tomemos la carretera, no significa que no requerimos atención”, afirmó Jocobi Rodríguez.

Las autoridades étnicas ya cuentan con un pliego petitorio, así como un Plan de Justica, por ello, esperan que el Gobierno Federal cumpla su parte y garantizar un verdadero desarrollo en las familias más desprotegidas de la región.

Fuente: Tribuna.

COMPARTE