El director de un internado religioso para niñas amenazaba a las menores, de entre 11 y 16 años, para que tuvieran relaciones sexuales con él

Un profesor indonesio, encontrado culpable de la violación de 13 niñas y de haber embarazado a ocho de ellas, fue condenado, primero, a cadena perpetua, pero ante la gravedad de sus delitos la Fiscalía requirió la pena de muerte, apelando la condena, por lo que interpusieron un recurso pidiendo la pena capital.

Herry Wirawan, de 36 años, era el director de un internado islámico, en la ciudad de Bandung, en Java Occidental, a donde las familias mandaban a sus hijas a estudiar, para que se convirtieran en personas religiosas y de buena conducta.

Esta mañana, la Alta Corte de Bandung emitió un comunicado donde indican la pena para el abusador. «Aceptamos el recurso de la Fiscalía. El condenado es sentenciado a pena de muerte».

Los abusos del profesor se descubrieron cuando una de las alumnas fue a su casa de vacaciones y confesó a su familia que recientemente había tenido un hijo, por lo que sus padres denunciaron a la Policía y las investigaciones dejaron al descubierto los abusos a los que el hombre sometía a las menores.

Wirawan violó a las menores durante un periodo de cinco años y embarazó a ocho de ellas; los abusos sucedían en el mismo internado, así como en hoteles o departamentos rentados.

Indonesia había suspendido la pena capital, la última se suscitó en 2016.

Fuente: Diario del Yaqui.

COMPARTE