Empresarios aseguraron que sin la subcontratación laboral se perderían empleos debidamente remunerados que impulsan la recuperación económica de México

 

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), que representa a 36 mil empresarios, rechazó la prohibición del outsourcing  al sostener que hacerlo causaría una grave afectación a la economía nacional.

“Estamos en contra de una reforma legal que prohíba la subcontratación laboral que sí cumple con todos los estándares legales”, señaló en un comunicado.

La organización sostuvo que con la prohibición de esta práctica “se perderían una cantidad muy importante de empleos debidamente remunerados que impulsan la recuperación económica“.

El outsourcing fue incluido en la reforma laboral de 2012 y permite que una empresa pueda delegar a una tercera la prestación de servicios, lo cual puede representarles hasta 50 por ciento de reducción de los costos.

No obstante, estudios de la Universidad de Guadalajara señalan que hay empresas que utilizan esta práctica para la evasión fiscal y no cumplir con obligaciones con sus empleados, como no declarar sus salarios reales.

La Coparmex puntualizó que tal y como lo expresó en los foros legislativos “no está de acuerdo” con actividades ilegales que escudadas en el outsourcing han lucrado y defraudado al erario, generando competencia desleal y lesionando derechos laborales.

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció este martes que enviará al Congreso mexicano una iniciativa de ley para que desaparezca la subcontratación laboral al considerar que se abusó de este mecanismo.

La Coparmex sostuvo que pensar en una prohibición total “será una grave afectación más al deteriorado panorama” económico y se perderían empleos legítimos y bien remunerados que impulsan la recuperación económica.

 

Con información de EFE

COMPARTE