En Los Ángeles, las protestas regresaron tras la muerte de Andrés Guardado, joven de 18 años abatido por policías

 

Las protestas contra el abuso policial regresaron este domingo a Los Ángeles aupadas por la muerte de un joven hispano guardia de seguridad que fue baleado por alguaciles de esta ciudad la noche del jueves, dando continuidad a las manifestaciones iniciadas por la muerte de George Floyd.

El rechazo nacional del uso excesivo de fuerza por parte de las autoridades locales cuando se trata de arrestos a minorías tomó en Los Ángeles un nuevo impulso, tras el incidente que cobró la vida de Andrés Guardado, quién murió el pasado 18 de junio.

22El joven, de 18 años y de raíces salvadoreñas, que trabajaba como guardia de seguridad en un taller de mecánica, fue abatido a disparos la noche del jueves al sur de Los Ángeles en las inmediaciones de ese comercio, en un hecho por el que la dependencia continúa las investigaciones.

Al grito de “el pueblo unido jamás será vencido“, cientos de manifestantes de la comunidad hispana y afroamericana con cartelones que pedían “justicia” se tomaron las calles aledañas al vecindario donde pasó el incidente, para después ir hacia el centro de la ciudad.

Durante una conferencia de prensa el sábado, el Departamento del Alguacil del Condado de Los Ángeles dijo que está investigando a fondo el tiroteo en el que murió el joven, que no vestía un uniforme que lo identificara como guardia de seguridad en el momento de su muerte.

 

Con información de EFE

COMPARTE