Mi ADN Fit te permite conocer tu perfil genético a través de una simple prueba de saliva que puedes hacer en cualquier lugar

 

En la actualidad sabemos que no todos responden de la misma manera a los estímulos físicos o nutricionales. Por lo tanto, es fundamental conocer a profundidad las características genéticas de cada individuo, de este modo podremos implementar mejoras al plan de nutrición y entrenamiento que ayude a lograr objetivos de manera asertiva y eficaz.

Mi ADN Fit en conjunto con sus Genetic Partners (Profesionales Certificados del área de la salud y deporte) ofrecen una alternativa diseñada a la medida, logrando satisfacer tus necesidades en nutrición y rendimiento físico.

Mi ADN Fit te permite conocer tu perfil genético a través de una simple prueba de saliva que puedes hacer en cualquier lugar, este prueba está respaldada por años de investigación científica que ha permitido posicionarla como la herramienta que ayuda a personalizar las consultas.

La prueba te ayuda a conocer cuestiones como sensibilidad a las grasas, carbohidratos, dieta ideal, plan alimenticio, necesidad vitamínicas, tiempo de recuperación, riesgo de lesión, entre otros. Una vez que conoces tu información genética podrás lograr tus objetivos de salud y bienestar en un menor tiempo.

La prueba Mi ADN FIT analiza 45 variantes genéticas, brindando tres reportes personalizados (reporte de nutrición, reporte de fitness e infográfico).

En los resultados de tu prueba genética encontrarás un grupo de información especifica enfocados a tu perfil de nutrigenética. Entre ellos conocerás requerimientos de micro nutrientes, sensibilidades, necesidad de antioxidantes, intolerancias y más datos asombrosos sobre tu genética que podrás descubrir en tu reporte genético. En tu reporte de fitness conocerás tu información sobre: Perfil de Potencia, Perfil de Resistencia, Nivel de Consumo Máximo de Oxígeno, Velocidad de recuperación, Alimentación y Riesgo de Lesiones.

La reciente explosión de las ciencias genéticas ha revelado nuevas conexiones entre los genes y la capacidad de entrenamiento. Para cumplir con tus objetivos de ejercicio o deporte, es primordial tomar las decisiones adecuadas para ajustarse mejor a tu composición genética única. Al ayudarte a entender cómo impacta tu perfil genético, Mi ADN Fit proporciona una visión sin precedentes y el conocimiento para ayudarte a optimizar tu salud y condición física.


SENSIBILIDAD A LOS CARBOHIDRATOS.
Los carbohidratos refinados son digeridos y absorbidos rápidamente, lo que puede dar lugar a grandes cambios en los niveles de glucosa en la sangre y también pueden afectar nuestros niveles de energía y control de peso. Algunas variantes genéticas se asocian con un aumento de la respuesta a los carbohidratos refinados, lo cual puede tener un efecto negativo tanto en la glucemia como en el control de peso.

SENSIBILIDAD A LAS GRASAS SATURADAS.
El consumo excesivo a largo plazo de grasas saturadas se asocia con muchos problemas de salud, y se aconseja tener límites. Sin embargo, la forma en la que se manejan las grasas saturadas varía de acuerdo a la variación genética, algunos de nosotros somos más eficientes en conseguir las grasas de los alimentos, por lo que en estos casos una menor ingesta es recomendable.

INTOLERANCIA A LA LACTOSA.
La lactosa es un azúcar presente en la leche y la mayoría de los productos lácteos, y es digerida por una enzima llamada lactasa. En muchas personas, la presencia de esta enzima disminuye significativamente con la edad, determinado por la variante del gen de lactasa. Esto se traduce en una capacidad reducida para digerir la lactosa, lo cual puede causar síntomas de distensión, dolor y malestar para las personas afectadas.

PREDISPOSICIÓN CELÍACA.
La enfermedad celíaca es un trastorno digestivo común que se produce cuando una persona tiene una reacción adversa al gluten, una proteína presente en cereales como el trigo, la cebada y el centeno. La enfermedad celíaca puede desarrollarse sólo en aproximadamente el 30% de la población que llevan ciertas variantes genéticas.

SENSIBILIDAD AL ALCOHOL.
El consumo moderado de alcohol se asocia con algunos beneficios para la salud, por ejemplo: la mejora del perfil lipídico. Pero, es bien sabido que el consumo excesivo tiene consecuencias negativas a corto y largo plazo. Los beneficios para los niveles de colesterol HDL parecen estar influenciados por la variación genética en el metabolismo de las enzimas de alcohol y algunas tienen más beneficios que otras, ¡aunque por supuesto siempre con moderación!

SENSIBILIDAD A LA CAFEÍNA.
La cafeína es el estimulante más común que ingerimos frecuentemente. Nuestra cafeína se obtiene principalmente del café, pero también de las bebidas energéticas, té e incluso ciertos medicamentos. Mientras que una cantidad moderada de cafeína es generalmente inofensiva, en algunas personas el consumo excesivo de cafeína puede causar ansiedad, insomnio, dolores de cabeza e irritación del estómago. Los individuos pueden ser clasificados como metabolizadores lentos o rápidos de cafeína,
determinado por la variación genética personal.

SENSIBILIDAD A LA SAL.
La sal se compone de sodio y cloruro. Por razones de salud estamos mayormente preocupados por nuestro consumo de sodio, ya que puede elevar la presión arterial en los que son genéticamente susceptibles. Los alimentos comerciales que compramos en el supermercado a menudo incluyen grandes cantidades de sodio oculto, incluso antes de añadir sal a nuestros alimentos nosotros mismos. Algunas personas parecen ser más susceptibles que otras a la hipertensión asociada con la ingesta de sodio.

NECESIDAD DE ANTIOXIDANTES.
Los antioxidantes son moléculas que se encuentran en los alimentos frescos, como frutas y verduras; juegan un papel en la eliminación de radicales libres, los cuales pueden ser perjudiciales para nuestra salud. Las vitaminas antioxidantes son las vitaminas A, C y E.

NECESIDAD DE OMEGA-3.
Los ácidos grasos omega-3 son un tipo de grasa no saturada, a menudo referida como “ácidos grasos esenciales”, gracias a su rol en hacer que nuestros cuerpos funcionen normalmente. El pescado azul como el salmón, las sardinas y la caballa son una gran fuente de Omega-3.

NECESIDAD DE VITAMINA B.
Nuestro sistema nervioso, digestivo y glóbulos rojos dependen de la vitamina B para mantener la función normal. Ciertas Vitaminas B funcionan en conjunto con el ácido fólico para promover la salud del corazón; un gen en particular es bien conocido por sus papeles en la utilización de ácido fólico y vitaminas B6 y B12.

NECESIDAD DE VITAMINA D.
La vitamina D nos ayuda a mantener niveles sanguíneos normales de calcio y fortalece nuestra estructura ósea. A pesar de que se encuentra en ciertos alimentos, ¡nuestra piel también puede crear vitamina D cuando estamos expuestos a la luz del sol! La falta de suficiente vitamina D, a largo plazo, se asocia con un mayor riesgo de osteoporosis y otros problemas de salud.

NECESIDAD DE VERDURAS CRUCÍFERAS.
Las verduras crucíferas son nombradas por sus flores en forma de cruz; éstas incluyen la col, las coles de Bruselas, el brócoli, la coliflor y la col verde. Sus beneficios bien conocidos para la salud están relacionados con sustancias llamadas glucosinolatos, que ayudan a mantener la salud celular y cardiovascular, así como promover la eliminación de toxinas.

CAPACIDAD DE DESINTOXICACIÓN.
La cocción de ciertas carnes a altas temperaturas incita la formación de productos químicos que no están naturalmente presentes en la carne cruda. Las variaciones en los genes de desintoxicación pueden influir en nuestra eliminación de estas sustancias químicas.
Nuestros genes nos hacen lo que somos, naturalmente estos impactan en todos los aspectos de nuestra salud.

La comprensión genética del ADN te ayudará a vivir una vida más saludable a través de conocerte y poder enfocar cualquier programa de nutrición y entrenamiento para así tener un resultado mas rápido, eficiente y duradero.

Si desean hacerse esta prueba y optimizar mejor su nutrición y ejercicio, no duden en contactar a www.miadnfit.com y realícense una prueba. Inviertan en su salud y en su ejercicio.

 

Fuente; López Dóriga-Dígital

COMPARTE