El estadio Héctor Espino no debe venderse ni derrumbarse, ya que es un emblema para la afición de Naranjeros y para los hermosillenses, consideró el hijo del beisbolista chihuahuense que brillara con la escuadra naranja.

Héctor Espino Jr., hijo del llamado “Superman de Chihuahua”, reiteró que sería una tristeza que se acabara el legado que labró su padre en el estadio de la colonia El Choyal, y lamentó el estado de abandono en que se encuentra.

“Ese estadio tiene muchos récords, ahí mi padre dio sus tres jonrones y a raíz de eso se le puso el nombre de mi padre. Ahí pasé mi niñez uniformado de naranjero, fueron muy bonitas vivencias las que tuvimos en el estadio que lleva el nombre de mi padre”, dijo.


Agregó que después de conocer los reiterados intentos de administraciones estatales por vender el estado, solicitó a la Gobernadora del Estado que se mantuviera en pie, y que si se vendía, que el actual Estadio Sonora fuera nombrado Héctor Espino.

“Yo mandé por escrito la petición directamente a la gobernadora, pero no he tenido respuesta. No sé si realmente supo, si llegó el escrito a sus manos, no sé”, contó.

La administración del Isssteson, la Secretaría de Hacienda y el Consejo Sindical y Social Permanente del Estado de Sonora firmaron una minuta después de una reunión el martes, donde se contemplaba en los acuerdos vender el estadio Héctor Espino, el Tomás Oroz Gaytán y unos terrenos aledaños al aeropuerto en Obregón para que los recursos se enviaran a un fideicomiso para el rescate financiero del Isssteson.

“Mi padre dijo en vida, te lo voy a decir literal como lo dijo: ‘mi trofeo más grande es el estadio de Hermosillo que lleva mi nombre”, finalizó.

 

 

 

Fuente: uniradionoticias.

COMPARTE