Un grupo de reclusos confinados en una prisión del área de Los Ángeles intentaron infectarse unos a otros de coronavirus debido a que creían que eso les permitiría salir de su encierro, aseguró el sheriff del condado de Los Ángeles Alex Villanueva este lunes.

Villanueva describió que su departamento registró un repentino y gran aumento en los casos confirmados de coronavirus. Una vez que realizaron investigación para determinar qué originaba la situación, descubrieron que varios internos que viven en un bloque aparentemente estaban intentado transmitirse la infección unos a otros de forma deliberada.

El sheriff incluso reprodujo videos de cámaras de vigilancia, las cuales muestran a varios reclusos conviviendo en un área y pasándose lo que Villanueva cree que es una taza de agua caliente. Asimismo, en las imágenes los reos se comparten un mismo cubrebocas que cada uno se coloca en el rostro.

Alex Villanueva indicó que 21 de los 50 reclusos en el bloque enfermaron de coronavirus, sin embargo, no obtendrán su libertad.

COMPARTE