RECONOCIDOS, PERO IGNORADOS

Quienes padecen algún tipo de discapacidad, si bien son reconocidos ante la sociedad que presume de inclusión, la realidad en el ámbito laboral es distinta.

Los discapacitados deben auto emplearse y sabiendo de antemano que no serán fácilmente contratados en empresas, algunos son capacitados en los llamados Centros de Atención Múltiples, donde les enseñan diferentes oficios.

Lo sabe bien, Francisco Sepúlveda Zamorano, quien desde los 3 años de edad se mueve en una silla de ruedas y a sus 65 años actualmente, debe seguir trabajando puesto que no cuenta con pensión. Él debe sostener a su familia, siendo comerciante y dando clases de pintura al óleo.

Aún se tiene gran reto para el Gobierno que debe implementar mayores políticas públicas para la inclusión laboral, ya las empresas poco contratan a este tipo de población, a pesar de que de hacerlo serían beneficiados con estímulos fiscales.

En mayo de 2018, el DIF Cajeme tenía un padrón de 5 mil 300 discapacitados; sin embargo, cifra tiende a aumentar debido a factores que no son congénitos, sino a enfermedades como la diabetes, ya que esta enfermedad al no ser debidamente atendida trae como consecuencia una serie de discapacidades, que van desde la pérdida de vista, hasta la de extremidades.

COMPARTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here