Miles de sonorenses se abocaron durante las vacaciones de Semana Santa en Tucson para llevar a cabo compras o de paseo.

Tras el regreso de los sonorenses a Tucson, Arizona, la industria hotelera rebasó la ocupación que registró en 2019, previo a la pandemia de Covid-19, con una diferencia de 10 millones 150 mil 553 dólares en derrama económica.

El presidente de Vamos Tucson, Felipe García, informó que en marzo de 2022 la industria hotelera cerró con una derrama económica de 65 millones 985 mil 553 dólares contra 55 mil 835 mil dólares del 2019.

Señaló que las expectativas para el mes de abril son similares a lo obtenido el mes pasado por la presencia de miles de sonorenses que se abocaron durante las vacaciones de Semana Santa en Tucson para llevar a cabo compras o de paseo.

Nos dio gusto ver muchas placas de Sonora en Tucson, a tanta gente que estuvo en las tiendas, restaurantes, en las calles en Semana Santa y todavía se han visto en esta semana de Pascua. En diciembre tuvimos una buena afluencia pero ahora se notó más. Nos da mucho gusto recibirlos y que estén de regreso”, indicó.

Desde el verano de 2021, la ocupación hotelera ha mostrado recuperación por la presencia de estadounidenses, grupos europeos y mexicanos, principalmente del estado de Sonora, pero en marzo rompieron récord.

“Es de las industrias que más se han recuperado, en marzo de 2019, que fue un año normal tuvo un ingreso total de 55 millones 835 mil y si lo comparamos con marzo de 2022 son más de 10 millones de dólares de diferencia, se están registrando ingresos récord en hotelería”, apuntó.

Felipe García recordó que los mexicanos cada año generan una derrama económica de cerca de mil millones de dólares, de los cuales en su mayoría provenían de sonorenses y aunque aún no han cuantificado este dato en los comercios, hay muestras de una recuperación en el sector.

Como una forma de apoyar la movilidad en el área de Tucson, agregó que pusieron a disposición de turistas y residentes el tranvía gratis para que se desplacen de un lugar a otro sin necesidad de usar el auto mientras baja el precio de la gasolina.

Fuente: El Imparcial.

COMPARTE