Michael George Corey, Jr., fue atacado el miércoles en la prisión; la agresión duró aproximadamente un minuto.

TEXAS. -Un reo de Texas acusado de agredir sexualmente a tres niños, fue agredido por tres compañeros que lo vieron durante su juicio en un programa de noticias.

Michael George Corey, Jr., fue atacado el miércoles; la agresión duró aproximadamente un minuto.

Corey, de 36 años, ha estado en la cárcel durante tres años y medio después de su arresto en febrero de 2018 por 45 cargos de delitos sexuales contra un niño y dos niñas, de 8, 10 y 11 años.

Fijan fianza de 675 mil dólares
La fianza impuesta contra Corey es de 675 mil dólares, informó Daily Mail.

Y que antes de eso, estuvo en libertad condicional de 10 años por tres cargos de lesiones a un niño en 2016. Ambos casos involucran a los mismos niños.

Golpeador y agresor sexual
En el primer caso, supuestamente obligó a los niños a inclinarse y dar 90 “lamidos” a un remo mientras sus padres adoptivos miraban.

También obligó a los niños a participar en actos sexuales entre ellos, e hicieron todo lo que les dijo porque sus golpizas serían más severas si no lo hacían.

La Policía dijo que encontraron una computadora portátil en la que los niños dijeron que Corey programaba pornografía durante el abuso. La Policía también encontró un video, aunque no está claro qué muestra el video.

Dan a Corey 154 cargos de agresión sexual
Los 45 cargos de Corey incluyen 15 cargos de agresión sexual agravada a un niño, 12 cargos de emplear, inducir o autorizar a un niño a participar en actividades sexuales, 10 cargos de indecencia con un niño por contacto sexual, cinco cargos de indecencia con un niño por exposición y tres cargos de abuso sexual continuo de un niño menor de 14 años.

El abuso salió a la luz después de que el personal de la escuela del niño de 8 años le dijera a la Policía. La Policía descubrió el abuso de otros niños cuando se detuvieron en su casa móvil en la cuadra 1100 de Hawthorne.

Agresiones y abusos sexuales
La niña de 10 años dijo a las autoridades que Corey la haría inclinarse y tocar algunos ladrillos afuera en el patio delantero de una residencia.

Y que si se movía o caía al suelo, tenía hasta la cuenta de tres para volver a levantarse o Corey comenzaría de nuevo la cantidad de veces que la iba a golpear.

A veces, dijo, él no le dio una oportunidad y simplemente seguiría golpeando cualquier parte de su cuerpo que pudiera alcanzar mientras ella estaba en el suelo.

Madre adoptiva no denunciaba abusos
Tammy Lynn Vaughn, la madre adoptiva, supuestamente se sentó junto a ella en el sofá para contar el número de bofetadas.

Ella le dijo a la Policía en 2016 que no tenía una ‘explicación razonable’ de por qué no denunció el abuso.

Los funcionarios de la corte vieron a Corey con un hematoma y un ojo morado el día después de que fue agredido el miércoles.

Fuente: El Imparcial.

 

COMPARTE