El Asilo de Ancianos “San Juan de Dios”, ubicado en Pueblo Viejo, vive tiempos difíciles, pues las donaciones y los apoyos han disminuido en los últimos tres años, aseguró María Antonieta Borbón Castro.

La directora de este albergue señaló que en este momento los 11 adultos que son atendidos requie­ren de pañales, de medicamentos especiales, alimentos, verduras, frutas, además de apoyo económi­co para el pago de luz, teléfono y servicio de agua potable.

Indicó que uno de los gastos más fuertes que se vienen en ve­rano es el pago de la energía eléc­trica, donde se ha llegado a pagar hasta 30 mil pesos en un mes.

Reveló que el mantenimien­to del asilo cuesta hasta 50 mil pesos mensuales, en el que se incluyen gastos de alimentación, luz, agua y la nómina de 9 em­pleados.

Sostuvo que la asociación Ener­gía Sonora, dirigida por Antonio Astiazarán, destinó cuatro pane­les solares al Asilo de Ancianos de Pueblo Viejo, con el que se pre­tendía tener un ahorro de hasta el 60% en la energía; sin embargo, nunca funcionaron los equipos.

“Ahorita queremos tener unas divisiones en las salas para que el aire acondicionado pueda co­rrer y los adultos no sufran del calor, pues ya vienen las tempo­radas más difíciles”, externó.

Destacó que se requiere de más apoyos por parte de las instancias federales, estatales y municipales, para que el al­bergue pueda seguir ofreciendo una atención de calidad a los adultos.

 

 

 

Fuente: DiariodelYaqui.

COMPARTE