El asesino, que se apersonaba como sacerdote, dijo que el mensaje lo recibió en sueños, pero en realidad estaba borracho

 

Un hombre fue detenido, acusado como el responsable de dar muerte a otro sujeto con el objetivo de dar fin a la pandemia de coronavirus, pues aseguró que dios le pidió que lo hiciera.

El responsable fue identificado como Sansari, de 74 años de edad, quien fungía como sacerdote por lo que, argumentando que dios se lo ordenó, decapitó a Saroj de 52 años, en la aldea de Bandhahuda, en India.

“Dios se me manifestó en sueños y me pidió un sacrificio”, dijo el detenido a la Policía; Sansari mató a Saroj dentro de una iglesia cercana a la aldea.

El objetivo, según el religioso, era acabar con la pandemia ocasionada por el virus SARS-CoV2; sin embargo, durante la investigación se determinó que Sansari estaba borracho cuando asesinó al hombre.

Y es que al calor de las copas se dio una discusión, por lo que en un arranque de ira arremetió contra su víctima con un hacha, hasta cortarle la cabeza.

Sin embargo, al despertar de la borrachera, el sujeto se arrepintió de lo hecho y se entregó.

Ahora, el supuesto sacerdote está en espera de que se celebre el juicio por el crimen, por lo que el hombre podría enfrentar varios años de cárcel.

 

Fuente: diariodelyaqui

COMPARTE