El director de Pemex dijo que si no han podido reducir las tomas clandestinas es por el alto número de ductos, y porque “nos pican en lugares complicados”

 

Durante los primeros ocho meses de 2020, Petróleos Mexicanos (Pemex) perdió 2 mil millones de pesos por robo de combustible.

Al comparecer ante la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, el director general, Octavio Romero Oropeza, detalló que el robo a Pemex ha disminuido.

Expuso que en 2018 el robo de combustible fue de 56 mil barriles diarios con 40 tomas clandestinas diarias; sin embargo, en 2019 las tomas bajaron a 36 y actualmente son de 27.

De acuerdo con Romero Oropeza, el volumen de combustible robado se redujo gracias a que en la administración actual se diseñó un mecanismo de atención en un tiempo máximo de 2 horas.

Dijo que si no han podido reducir las tomas clandestinas es por el alto número de ductos, y porque “nos pican en lugares complicados”.

Respecto al gas, también los robos han bajado, pasando de 14 mil barriles diarios en 2018 a 3.4 mil actualmente.

 

Con información de Milenio y EFE

COMPARTE