En tiempos actuales, todo es digi­talizado, o por lo menos la mayoría de los trámites, desde transferen­cias bancarias, pagos de impuestos en línea (prediales, emplacamiento vehicular, etcétera) retiros de efec­tivo, pagos y depósitos en cajeros automáticos, entre otros.

Sin embargo, hay dependencias que no se actualizan y en plena era digital pareciera que el tiempo no pasa por ellas. Tal es el caso de las oficialías del Registro Civil, donde usuarios deben esperar horas para realizar un trámite.

Pese a que se instalaron cajeros automáticos hace unos años, en los que se expedían actas de naci­miento o certificados de defunción, la mayoría del tiempo nunca han funcionado y permanecen des­compuestos desde hace meses, por lo que quienes solicitan estos trámites deben hacer largas filas porque hay poco personal que los atienda en la de­pendencia.

Los turnos no están digitalizados, sino más bien son cuadros de car­tón con un número escrito con pluma o marcador, y los usuarios que van lle­gando deben tomar uno y esperar.
“Tengo unos 30 minu­tos esperando, casi no hay sillas y es hora de que no paso. Además, hay sólo dos personas atendiendo, cuando el acta de naci­miento podría haberla sacado a través del cajero automático, pero pues no sirve”, co­mentó Karina Islas, usuaria.

Cabe mencionar que un acta de nacimiento o de defunción tiene un costo de 97 pesos y sólo se recibe efectivo.

Por otra parte, las instalacio­nes no son tan reducidas, que aun cuando hay rampa de acceso para discapacitados, difícilmente pue­den permanecer en el interior, ya que siempre hay gran afluencia.

 

 

 

Fuente: DiariodelYaqui.

COMPARTE