“TODOS SANGRABAN MUCHO”: EL DRAMÁTICO RELATO DEL NIÑO “HÉROE” DEL CASO LEBARÓN

Devin Langford, de 13 años, estuvo entre los sobrevivientes de la masacre de su familia la semana pasada.

El menor estaba en un automóvil con su madre y sus dos hermanos cuando comenzó el ataque.

Devin comentó el día de hoy que su madre, Dawna, trató de encender la camioneta y rezó mientras les decía que se “bajaran” antes de ser asesinados.

El auto no funcionaba, mamá estaba tratando de arrancar el auto, pero estoy bastante seguro de que dispararon al motor para que no arrancara, estaba tratando de rezarle al Señor”.

Una vez que se detuvo el tiroteo, los sicarios les ordenaron salir del auto y acostarse en el suelo.

Devin dijo que pensó que lo matarían pero los pistoleros se alejaron, dejándolo a él y a cuatro de sus hermanos indefensos en el desierto, uno de ellos muy herido:

Todos sangraban mucho. Cargué a mi hermano hasta que no pude cargarlo más, así que lo pusimos en un arbusto y decidí ir a buscar ayuda”.

Y agregó:

Temía que me siguieran todo el camino y que me dispararan, pensé que moriría, fueron muchas balas”.

COMPARTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here