El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, regresó a Japón este lunes, la víspera de la inauguración de los Juegos Paralímpicos de Tokio, para asistir a la ceremonia de apertura que tendrá lugar este martes, día 24.

En principio todos los participantes de los Juegos, incluidos atletas y otro personal llegado desde fuera del país, deben guardar al menos tres días de cuarentena estricta antes de afrontar el resto de las 14 jornadas del período con movimientos controlados, pero se hará una excepción con Bach para que asista al acto inaugural.

Andrew Parsons, Presidente del Comité Paralímpico Internacional (CPI), indicó que el CPI se compromete a “implementar a fondo las medidas anticovid” y a “permanecer alerta hasta el último día de la competición y hasta que los deportistas y demás participantes regresen a sus respectivos países para que el torneo sea un éxito”, ante la preocupación por la situación de las infecciones.

Japón atraviesa su peor ola de COVID-19 desde que estallara la pandemia y la saturación del sistema hospitalario es crítico en muchas zonas, incluido Tokio, lo que ha generado preocupación por la celebración de los Paralímpicos y por los propios paratletas, que en muchos casos se incluyen en grupos de riesgo por sus afecciones.

 

Con información de EFE

COMPARTE