Un viacrucis infantil por el fin de pandemia y feminicidios en México

En Tabasco se escenificó un viacrucis infantil en donde se oró por el fin de la pandemia por COVID-19 y los feminicidios en México

 

Entre oraciones para que acabe la pandemia y los feminicidios en México, Rodrigo Vidal, de 10 años, representa a Jesús en un viacrucis conformado únicamente por niños en el municipio de Cárdenas, Tabasco.

“Lo hago para que los niños sigan este ejemplo y primero Dios salgamos de esta pandemia de COVID-19. Su pasión, muerte y resurrección (de Cristo) representa mucho para mí. Me da tristeza lo que él sufrió. Le pediría (a Jesús) que hiciera un alto a los que matan mujeres, a los que violan y al feminicidio”, manifestó Vidal.

Junto con una veintena de niños, niñas y adolescentes más, y acompañados de sus padres, el niño participó en la recreación de los momentos vividos por Jesús de Nazaret, desde su arresto hasta su crucifixión.

Rodrigo estudia el sexto año de primaria y fue elegido para interpretar a Cristo porque él y sus padres son ejemplo de vida para la comunidad católica. Es un niño con gran capacidad oral y apasionado de la obra de Dios, expresaron sus allegados.

“Sabemos que gracias a Dios ya hay vacunas, pero seguimos orando para que podamos tener una vida normal y regresen los niños a la escuela, que se quite el estrés que se vive en casa y aprovechar a decirle a la gente que Cristo está vivo”, agregó Virgilio Martínez, organizador del viacrucis infantil.

Esta actividad surgió a insistencia de los menores y porque su parroquia permanece restringida a las actividades litúrgicas con aglomeraciones para evitar contagios por el coronavirus.

“Ellos son muy activos y siempre participan, pero debido a la pandemia se cancelaron muchos eventos católicos. Y al ver que no tendríamos (el tradicional) viacrucis viviente, los niños decidieron hacer algo nuevo y surgió la idea”, afirmó el también padre de familia.

Los abuelos y un tío del pequeño Cristo se contagiaron de COVID-19 y ya se están recuperando, mientras que sus padres han permanecido sanos durante esta dura pandemia, que en México se ha llevado más de 202 mil vidas y suma 2.22 millones de contagios.

El padre del pequeño Jesús trabaja con el aluminio y su madre es ama de casa.

Una familia humilde que puso esmero en su educación.

“Al ver la responsabilidad de los padres en la educación del niño nosotros optamos por invitarlo a él para que todos crecieran espiritualmente. Desde un principio lo vimos para hacer el papel de Jesús porque es muy comprometido y apasionado por las cosas de Dios”, manifestó Virgilio.

 

Con información de EFE

COMPARTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here