La institución tiene un área especial para el desarrollo académico y laboral de sus alumnos

En la búsqueda de la inclusión, la Universidad de Sonora (Unison), intensificó acciones para preparar a las y los estudiantes con discapacidad que se preparan para ser profesionistas, por lo que los impulsan a su desenvolvimiento en la sociedad, así como con empresas para integrarse a un campo laboral.

A través del Área de Apoyo a la Educación Inclusiva, es como se implementaron principios para desarrollar a los y las estudiantes, además de detonar su crecimiento como futuros profesionistas.

Javier Fernando Cuevas Ríos, encargado del Área de Apoyo, mencionó que el trabajo que hacen es en habilidades sociales para formar su educación profesional.

“La preparación que nosotros hacemos aquí tiene que ver con el crear repertorios en habilidades sociales; porque, ciertamente, no se cumple la formación profesional solamente en la carrera, sino que se necesitan estos espacios para que ellos puedan ejercer otras herramientas que necesitan”, explicó.

Agregó que en el marco del Día Internacional de Personas con Discapacidad el próximo 3 de diciembre, la Universidad de Sonora llevará a cabo algunos eventos; sin embargo, las actividades en este rubro no cesan desde hace años.

El encargado del Área de Apoyo a la Educación Inclusiva se dirigió a todos aquellos estudiantes de preparatoria que, por tener una discapacidad, temen entrar a estudiar en la universidad y consideró que “hay muchas maneras para estar aquí; se pueden ajustar diferentes tiempos, distintas herramientas, se puede hablar con profesores, se puede trabajar para organizar horarios”.

“Aquí voy a citar Pedro, el presidente de la Sociedad de Alumnos con Discapacidad, y a Gema, estudiante con discapacidad: ‘Una persona con discapacidad no implica que no pueda seguir su trayectoria estudiantil con las herramientas y las capacidades que tiene’; la discapacidad no va a limitar para que la persona no pueda continuar su desarrollo y que este pueda seguir adelante”, aseveró Javier Fernando Cuevas Ríos.

Y es que, como explicó él mismo, si bien la discapacidad puede significar una limitante en la sociedad, la Universidad de Sonora está trabajando para que esta “pequeña muestra” cambie y se consolide como una institución inclusiva, y ese trabajo arduo constantemente se realiza.

“Que no vengan aquí a la Universidad de Sonora a sufrir, sino a disfrutar, a desarrollarse académicamente, a seguir siendo felices, lo importante es tratar de seguir aprendiendo y desarrollarse para servir a una sociedad que los necesita como profesionales éticos, integrales y bien establecidos”, invitó.

Fuente: El Sol de Hermosillo.

COMPARTE