Manuel Martín hizo un alto en Obregón para descansar y luego continuar su camino.

CIUDAD OBREGÓN, Sonora.- La mayor parte de su vida, Manuel Martín Ibarra, de 50 años de edad, oriundo de CuliacánSinaloa la ha pasado viajando de tren en tren con su mochila y muchas ganas, en búsqueda de una mejor calidad de vida, ya sea para trabajar en Estados Unidos o en Baja California.

El viajero platicó que por temporadas se sube al tren en San Blas, dejando atrás a su familia y recorre parte del estado de Sinaloa y todo Sonora hasta llegar a Baja California, donde siempre desciende para comenzar la travesía de buscar trabajo.

Antes cuando estaba “más entero” se cruzaba a Estados Unidos y trabajaba en lo que encontrara, dijo, hace algunos años sufrió un accidente que lo incapacitó para realizar trabajo pesado y desde entonces se queda en Baja California, en los campos de Ensenada de jornalero.

Se bajó del tren en Ciudad Obregón porque se sentía cansado, pero es difícil volverse a subir porque ahí no hay estación, no hace parada y pasa muy de madrugada, manifestó.

Comí en la casa del migrante y me dieron chance de bañarme porque ya no aguantaba la mugre, viajo con mis documentos, una mochila con un poco de ropa, muchas ganas y mi cobija, si no me bajo del tren desde que me subo tardo máximo 4 días en llegar a donde voy, pero ahora demoraré un poco más”, resaltó.

Comentó que estos días ha dormido en la plaza Álvaro Obregón porque es más seguro, pues alrededor de las vías asaltan mucho y es peligroso, además que ahí se juntan varios en su misma situación y se hacen compañía.

Lo más difícil de vivir como él son las complicaciones que pasa en sus viajes, en ocasiones se ha caído y lesionado, le han robado lo poco que tiene y lo han golpeado sin motivo alguno, detalló.

 

Fuente: El Imparcial

COMPARTE