Según los peritajes de sus asesores jurídicos, las fallas de origen en la construcción podrían derivar en una nueva tragedia como la que cobró la vida de 27 personas en mayo de 2021.

Víctimas del colapso  de la línea 12 del Metro y sus asesores jurídicos pidieron demoler todo el tramo elevado que va de Culhuacán a Zapotitlán, por el riesgo de un nuevo colapso a causa de la falta de mantenimiento y fallas en la construcción.

En conferencia de prensa, las víctimas acompañadas por integrantes del despacho Jurídico Bearr, acusaron que en el tramo afectado de la Línea 12 no fueron colocados más de 700 pernos.

El peritaje elaborado por el ingeniero Tomás Andrade, perito asesor del despacho, indicó que el colapso fue provocado por el pandeo y deflexión de las trabes, mismo que pudo haber sido detectado si se hubieran hecho las lecturas y revisiones anuales a la estructura.

«Es probable que pueda suceder una tragedia en otra línea si no se revisan los datos históricos de las deflexiones de las trabes», aseguró.

Denunciaron además que la autoridades de la Ciudad de México nunca realizaron los 5 peritajes autorizados por un juez de control para determinar las necesidades médicas, psicológicas y económicas de las víctimas, razón por la cual fueron elaborados por el Despacho Jurídico Bearr.

El expediente del caso a un año de su apertura consta de más de 30 carpetas llenas de demandas, juicios, amparos, denuncias penales y solicitudes a la Fiscalía General de Justicia de la CDMX, a la FGR y a jueces de distrito.

El informe técnico del colapso de la línea 12 del Metro fue presentado en una conferencia de prensa convocada por el Despacho Jurídico Bearr en la que estuvieron presentes arquitectos, ingenieros, asesores jurídicos y víctimas del accidente.

La línea 12 del Metro colapsó la noche del 3 de mayo pasado entre las estaciones Tezonco y Olivo, en Tláhuac. El incidente causó 27 muertes y dejó a casi un centenar de lesionados. Desde entonces, la Línea Dorada permanece cerrada.

Fuente: Radio Fórmula.

COMPARTE