La actuación de un policía en la ciudad de Kenosha, Wisconsin, contra un afroamericano, desató una serie de protestas para exigir justicia

 

La ciudad de Kenosha (Wisconsin, EE.UU.) vivió hasta la madrugada del lunes fuertes disturbios después de que agentes de la Policía le dispararan a un afroamericano por la espalda, un incidente captado en video y que desató una ola de indignación.

El individuo, identificado como Jacob Blake, se encuentra en el Hospital Froedtert de Milwaukee en condición grave, informaron este lunes las autoridades locales.

El incidente se produce después de las multitudinarias protestas por la muerte el 25 de mayo en Minneapolis (Minnesota) del afroamericano George Floyd, quien fue asfixiado por un policía blanco.

En Kenosha, una multitud se congregó el domingo al anochecer en el sitio donde, según muestra el video, la Policía local disparó varias veces y a muy corta distancia en la espalda de Blake.

Según la estación local WISN, de la cadena FOX, el hombre baleado “estaba siendo arrestado por un incidente de violencia doméstica y, por alguna razón, varios agentes trataron de someter al sospechoso”.

Algunos manifestantes también rompieron los cristales de algunos comercios y quemaron vehículos que estaban estacionados en la calle.

Las autoridades locales declararon el estado de emergencia e impusieron un toque de queda que comenzó a medianoche y se prolongó hasta las siete de la mañana de este lunes.

 

Con información de EFE

COMPARTE