En diciembre del 2018 se cumplieron 100 años desde la llegada de la influenza a Sonora, la que generó una epidemia en el Estado en enero de 1919, de acuerdo a registros de la antropóloga Patricia Hernández Espinoza.

La investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) estudió los efectos de la Influenza AH1N1 en 10 pueblos del Río Sonora, donde provocó la muerte de más de dos terceras partes de la población, de acuerdo a su indagación.

“Los pocos médicos que anduvieron, ahí está el registro de quienes fueron junto con una enfermera, andaban a caballo y en el caso de Sahuaripa, que fue uno de los municipios que arrasó la Influenza andaban de una población a otra, entre Tacupeto, Sahuaripa y todas ellas, porque los llamaba la gente”, dijo.

Los registros históricos de la investigadora datan de la llegada del virus a México en 1918 a través de los puertos de Tamaulipas y de Veracruz provenientes de Europa. A Sonora, la Influenza llegó de Estados Unidos.

“Hay una serie de telegramas de octubre de 1918, donde los presidentes municipales de las zonas fronterizas de Nogales, Naco, Agua Prieta, donde están pidiendo al Gobierno del Estado de que está la epidemia muy fuerte en ciudades de Arizona, en Ajo, Arizona, Tucson y Bisbee, están arrasados por la epidemia y piden medidas preventivas para que no pase”, contó.

A Estados Unidos, dijo Hernández Espinoza, la Influenza llegó en los soldados que volvían de la Primera Guerra Mundial y provocó la mortandad de 5 millones de personas.

En abril de 1918 surgieron los primeros casos en Sonora, pero no había diagnóstico preciso. Fue en diciembre del mismo año que se presentaron los primeros casos en Agua Prieta con diagnóstico de Influenza y se fue extendiendo por la Pimería Alta y por todo Sonora, incluso a Sinaloa.

“Hay testimonios de cómo se fueron muriendo en un día, y cómo ya no cabían en el panteón y ya no podían enterrarlos a todos”, precisó.

 

 

Fuente: uniradionoticias.

COMPARTE