Las viudas de mineros de Pasta de Conchos están satisfechas con los avances de las actividades de rescate de los 63 cuerpos que aún permanecen bajo tierra

 

Las viudas de los mineros sepultados desde 2006 en la mina de Pasta de Conchos, en el estado de Coahuila, están satisfechas con los avances de las actividades de rescate de los 63 cuerpos que aún permanecen bajo tierra, explicaron en conferencia de prensa.

El 19 de febrero de 2006, 65 trabajadores murieron en un accidente en la mina Pasta de Conchos y solo 2 cuerpos fueron recuperados; el resto quedó sepultado luego de que se considerara que su rescate era de alto riesgo.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México aseguró en 2007 que en la muerte de los mineros había responsabilidad de autoridades del Ministerio del Trabajo, de la empresa y del sindicato minero.

El pasado 23 de octubre de 2020, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, acudió a Nueva Rosita, donde se ubicaba la mina colapsada y firmó un acta de compromiso para iniciar en 2021 el proceso de recuperación de los restos de los trabajadores sepultados.

De acuerdo con lo manifestado por las viudas, es la primera vez que un presidente se compromete con su lucha y se mostraron agradecidas por estar recibiendo cada 15 días informes de los avances en las labores que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) está llevando a cabo en el terreno.

Aunque todavía no empieza el rescate de cuerpos como tal, las mujeres aseguraron que los trabajos se están realizando en los tiempos prometidos.

Las viudas consideraron que Germán Larrea, director de Grupo México -dueño de la mina- y segunda persona más rica del país, tiene responsabilidad directa y calificaron lo sucedido en 2006 como un “homicidio industrial”.

 

Con información de EFE

COMPARTE