La niña Sandra Johana Akiyama Romero, de cuatro años de edad, llegó con diversas fracturas al Hospital General de Navojoa, luego de ser atropellada por una camioneta en la colonia Tepeyac, la tarde del domingo.

A las 16:00 horas ingresó a la institución médica para que fuera atendida de una fractura en una pierna, en la pelvis y también de un pequeño derrame, pero se encontró que no había traumatólogo, ya que estaba de vacaciones, manifestó Lucero Romero Álvarez, madre de la pequeña.

Comentó que al llegar al hospital hubo atención por parte de las enfermeras y el médico de guardia, pero no podían hacer nada, ya que la niña ocupaba ser operada de emergencia.
A pesar que la menor vomitaba aparentemente sin razón alguna, el personal les señaló que no era normal y por eso estaba bajo observación.

Sin embargo, pasaron las horas y no podía ser atendida por un especialista, por lo que optaron por trasladarla en una ambulancia de Bomberos a un hospital privado.
Al llegar a esta institución médica, los doctores se percataron de que la niña llegó con ocho de hemoglobina, provocada por una hemorragia en una pierna.

“En el Hospital General nunca nos dijeron que mi hija tenía baja su hemoglobina, por eso yo la veía muy amarilla y muy triste. Los médicos nos dijeron que no era nada grave”.

Dijo que después de una trasfusión de sangre en el hospital privado, Sandra prácticamente revivió. “Le cambió el color y empezó a reír, de hecho, en el Hospital General, su ritmo cardiaco le bajó”, refirió.

 

 

 

 

Fuente: DiariodelYaqui.

COMPARTE