La industria restaurantera pide ser considerada actividad esencial toda vez que vive una muerte lenta y dolorsa en CDMX y Edomex por el Semáforo Rojo

 

La industria restaurantera de la Ciudad de México y el Estado de México sentenció que las autoridades de ambas entidades están “extinguiendo” sus operaciones con el Semáforo Rojo por COVID-19.

“¡Ya no podemos más! Hoy los restaurantes ya acabaron con sus ahorros. Los restaurantes están en peligro de desaparecer”, sentenció la industria restaurantera.

En una carta abierta a la jefa de Gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum, y al gobernador mexiquense Alfredo del Mazo, los dueños de restaurantes señalaron que desde el inicio de la pandemia han cerrado 13 mil 500 establecimientos en la Zona Metropolitana del Valle de México.

“Es una muerte lenta y dolorosa porque implica perder el patrimonio de miles de personas y por consiguiente la seguridad de un ingreso para millones de familias”, dijeron.

Los restauranteros afirman que gracias a las medidas de higiene recomendadas por las autoridades sanitarias y al aforo limitado los establecimientos de comida no son fuente de contagio.

Recordaron que a nivel nacional generan 5.6 millones de empleos directos e indirectos, de los cuales a finales de 2021 se habrán perdido 450 mil.

Por ello, solicitaron que la industria restaurantera sea considerada actividad esencial.

 

Con información de López-Dóriga Digital

COMPARTE